¿Cuando y por qué consultar?



Por siglos el ser humano ha dejado afuera lo diferente, lo que no se entiende; simplemente porque no puede haber sociedad sin margen, sin límites, donde ciertas cosas quedan dentro y otras afuera. Una de las cosas que siempre ha quedado fuera, es la enfermedad. Desde aquí que aun sea visto con cierto temor la necesidad de consultar a un terapeuta. Por la amenaza de discriminación.

La psicología nace en un contexto histórico que pretende profundizar en lo que internamente o psíquicamente nos sucede. Había que comprender como se alteraba lo psíquico y de qué manera era posible revertir lo que se había trastornado.  Sin embargo, con la maduración de la investigación, hoy sabemos que pasar de un polo más sano a otro más enfermo es más común de lo que creíamos. De este modo, si reflexionamos sobre lo que buscamos a través de la consulta psicológica y la psicoterapia, a todos nos resonará familiar el proceso del que hablamos.

Constantemente, y a lo largo de la vida, vivimos procesos cíclicos en donde pasamos de un periodo de tensión, conflicto y estancamiento, a otro de armonía, bondad y tranquilidad. El paso del primero al segundo, se vive como una revelación de algo grande, que alivia en el sentido de la recuperación del equilibrio, y que da una nueva perspectiva a la forma en que anteriormente se percibía la vida. Cuando esto ocurre, dejamos la usual exigencia de una vida irreversible comandada por la inmediatez, la sensación de perder el tiempo (cronológico), etc. y damos paso a la comprensión, que a grandes rasgos, la entrega el orden y el reconocimiento de la forma en que pensamos y sentimos lo que vivimos.

¿Por qué transitamos de este modo cíclico y no nos mantenemos en equilibrio constante?  Básicamente, porque vamos viviendo transformaciones en nuestra vida que nos permiten crecer, resolver asuntos pendientes y reinventarnos. El que percibe la vida en forma lineal es el Ego, sin embargo, los seres humanos crecemos y poseemos una tendencia innata a cambiar, y ese proceso es cíclico. La experiencia del conflicto estimula la búsqueda de una solución, de una transformación, que solo se encuentra en el nuevo significado.

De eso hablamos cuando hablamos de terapia psicológica, consultar es pedir ayuda para salir de un estado de estancamiento y pasar a otro de fluidez. Es dedicarle un momento a los problemas y dolores que nos aquejan, ahora, en compañía de un otro, para lograr  una perspectiva y un orden distinto. Esto nos permite aclarar, dar nuevo sentido y crecer.

La psicoterapia, a diferencia de la consulta psicológica, es un proceso más extenso y profundo mediante el cual, en compañía de un(a) especialista, se avanza hacia el reconocimiento y el desarrollo de habilidades para enfrentar de otro modo la experiencia. El objetivo de la psicoterapia también es comprender y dar nuevo sentido al sufrimiento, al estancamiento. La diferencia radica en la fijación de los síntomas o el malestar.

Es así que la consulta psicológica y la psicoterapia apuntan -desde nuestra mirada- al proceso de dar luz a algo que esta ensombrecido. Después de todo estamos hablando de ese proceso cíclico, natural en donde constantemente nuestra vida se altera, se oscurece y se vuelve a iluminar.

Consultamos cuando no logramos pasar al siguiente ciclo. Cuando el malestar se instala en nuestras vidas. En esta dimensión de fluidez - estancamiento encontramos distintos niveles y la psicología no es exclusiva de ningún polo, apunta más bien a la posibilidad de ofrecer ayuda desde una relación terapéutica. Comunicando lo consciente y lo inconsciente.


Texto elaborado por Javiera Falcone C.



Entradas populares de este blog

Laboratorio de Sueños 2023

Los Sueños

Psicoterapia